nycox: (mmmmmhhhhhhh)
2011-03-29 11:52 pm
Entry tags:

Nox Æterna

En todo este tiempo no he colgado ninguno de los fics, pero creo que este tiene que estar aquí, ya que surgió de los comentarios de los posts.
Muchas gracias a mis musas :-*

Título: Nox Æterna
Autor: nycox04
Pairing: Spike
Rating: TP

DISCLAIMER: "Los personajes no son míos, pertenecen a Joss Whedon, Mutant Enemy, WB, UPN, FOX, o quien sea que tenga ahora sus derechos, aunque sin ninguna duda moralmente yo tengo muchos más derechos sobre ellos y además los trato con infinito más respeto, aprecio y conocimiento. La historia sí me pertenece, y por ella no persigo ningún fin comercial."

NOTA: la idea de este drabble surgió en DW, comentando la escena de la muerte del replicante de Blade Runner y su monólogo final. Y a partir de ahí la historia me ha perseguido. Y la música de Requiem for a dream, la canción Lux Aeterna, se ha unido, y he variado el título para el fic (de Luz a Noche eterna). Así que hay que leer escuchando la canción (no está entera, sólo lo que dura aprox el fic).
Muchas gracias al caballero follatrolls que estuvo ayudándole con la canción y los códigos, y más cosas, y a shivana por dejarme que le parasite la cuenta.
Y finalmente, se lo dedico a delirante, shivana y willhelmina, porque de ellas salió la inspiración cuando comentábamos por los foros. Espero que os guste guapísimas. Besos!!



Algún lugar, dentro de un futuro muy lejano, en el que no ya no está Buffy, ni Angel, ni nadie que Spike conozca…


Está exhausto, agotado, siente el sabor de su propia sangre en la boca y nota un dolor insufrible que le recorre todo el cuerpo, literalmente roto.
Recibe una nueva patada en la espalda que hace que hinque las rodillas en el suelo, apoyando las manos para no darse de bruces.
Boquea, tose, escupe un cuajo de sangre negruzca que el agua de la lluvia arrastra hacia algún rincón del sucio callejón.

El dolor de la espalda se amortigua, pero sigue ahí, aferrándose a su cuerpo, hundiendo sus garras en lo más profundo de su ser.
Intenta fijar la vista, pero apenas puede ver nada porque la sangre y la lluvia se mezclan y se meten en sus ojos, que le escuecen, y cree que uno de ellos está totalmente reventado porque no ve absolutamente nada.
Siente un zumbido sordo en los oídos, que le deja oír, como si fueran muy lejanas, las risas de los tres enormes demonios que lo han acorralado y le están dando la paliza de su no-vida.
Y es consciente de que no hay salida, y que no puede hacer nada contra ellos.

Cierra los ojos, sintiendo la lluvia que resbala por su cara, y aprovechando la breve tregua recuerda…

Ha visto cosas que los humanos no podrían ni siquiera imaginar. Ha vivido más de lo que seguramente merecía. Ha luchado y salvado el mundo, como un héroe; y se ha sentido como un chiquillo desvalido buscado refugio en los brazos de ella, y en los brazos de él. Ha amado, y ha odiado. Y a veces ha sido feliz, y otras ha sentido el desprecio, la humillación, una deseperación tan grande que pensaba que iba a morir. Pero ha sobrevivido, a todo, a todos. Y ahora está solo, desde hace mucho tiempo, tanto que ni los recuerda. Se han convertido en susurros que lo acompañan, breves destellos, vagos recuerdos que se le escapan de la memoria y que atesora con codicia. Y está cansado, y piensa cómo será, y si le estarán esperando, alguien, después de todo. Si habrá un lugar para él.

- ¿Qué pasa vampiro? ¿Ya te das por vencido? Qué fácil ha sido

Oye sus carcajadas, que retumban en su cabeza. ¡Jodidos demonios!

Con un increíble esfuerzo se pone en pie, ignorando el dolor que le muerde las entrañas. Los mira, retador, mordiéndose la sonrisa y sacando la lengua de una forma claramente provocadora:

- ¿Eso es todo lo que sabéis hacer, mariquitas?

Y riendo transforma su rostro, lanzándose con un rugido de furia a por el demonio que tiene más cerca. Sin pensar.

Está a punto de saltar sobre él cuando lo nota, una punzada, en el pecho, que lo deja paralizado, con el tiempo justo para darse cuenta de lo que ha pasado. De que todo se ha acabado y que en unos segundos será polvo, que se perderá, en el tiempo, como las lágrimas en la lluvia.

FIN